El verdadero reto de la vacuna de Pfizer: conservarla y distribuirla a 70 grados bajo cero

0

Después del esperanzador anuncio de Pfizer sobre la eficacia de su vacuna contra el coronavirus, las interrogantes han surgido en torno a los desafíos que supone su eventual distribución a gran escala.

La vacuna est√° basada en una¬†tecnolog√≠a innovadora, que consiste en inyectar en el organismo instrucciones gen√©ticas llamadas ARN mensajeros, que dictan a las c√©lulas qu√© deben fabricar para luchar contra el coronavirus. Es el¬†mismo m√©todo que utiliza la firma estadounidense Moderna, tambi√©n en la carrera por hallar una vacuna.¬†Pero estas vacunas deben conservarse a temperatura muy baja, a ‚Äď 70 ¬ļC en el caso de la de Pfizer/BioNTech, lo que puede suponer un freno log√≠stico de envergadura para su distribuci√≥n al mundo entero.

‚ÄúEs un problema‚ÄĚ, indic√≥ Bruno Pitard, director de investigaci√≥n del Centro Nacional de Investigaci√≥n Cient√≠fica de Francia, para quien este modo de conservaci√≥n es necesario puesto que¬†el ‚ÄúARN es una mol√©cula muy fr√°gil‚ÄĚ.

BioNTech aclar√≥ el martes que una vez se saca la vacuna de los congeladores especiales, las dosis pueden conservarse durante 5 d√≠as en una nevera cl√°sica, entre 2 y 8 ¬ļC. Ello har√° necesario que la log√≠stica reduzca al m√≠nimo el margen de error para lograr que el material llegue en el momento justo y no quede almacenado tiempo de m√°s en condiciones insuficientes.

Por su parte, todos los países que compren este tipo de vacunas deberán poner a punto (o construir desde cero) sus redes de producción, almacenamiento y transporte de ultracongelación. Incluso para los países ricos que han reservado dosis, incluidos Japón, EEUU y el Reino Unido, la entrega de la vacuna de Pfizer implicará obstáculos considerables siempre que los camiones se averíen, se corte la electricidad, los trabajadores esenciales se enfermen y el hielo se derrita.

Así, buena parte del trabajo recaerá sobre empresas que no pertenecen a las industrias médica ni farmacéutica. Las principales empresas de mensajería estadounidenses, incluidas UPS y FedEx, ya cuentan con redes de congeladores que emplean para enviar alimentos perecederos y suministros médicos.

‚ÄúEs probable que el requisito de temperaturas extremadamente fr√≠as provoque el deterioro de muchas vacunas‚ÄĚ, advierte Michael Kinch, especialista en vacunas de la Universidad de Washington en St. Louis.

‚ÄúSu producci√≥n es costosa, su componente es inestable, tambi√©n requiere transporte en cadena de fr√≠o y tiene una vida √ļtil corta‚ÄĚ, advirti√≥ Ding Sheng, director de Global Health Drug Discovery Institute con sede en Beijing, que ha recibido financiaci√≥n de la Fundaci√≥n Bill & Melinda Gates.

Otro tema que mantiene alerta a las autoridades sanitarias es la necesidad de una capacitación masiva de paramédicos para administrar las dos dosis, especialmente en áreas rurales donde el estado tiene menor presencia.

Vinculado a ello, hay un inconveniente tambi√©n preocupante. En India, por ejemplo, ha habido campa√Īas de vacunaci√≥n para otras enfermedades en las que muchos pacientes nunca se presentaron para la segunda inyecci√≥n, lo que pone en riesgo el proceso de inmunizaci√≥n. Con la gravedad de la pandemia, el alcance de las medidas y la presencia del tema en los medios, se espera que el retorno para la segunda dosis sea mayor, pero sigue siendo un tema de atenci√≥n.

Por ello, la vacuna de Johnson & Johnson (tambi√©n en la fase 3) ha sido destacada por requerir una sola dosis. A su vez, la f√≥rmula que est√° siendo desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, debe conservarse fr√≠a, pero no congelada. Los expertos ya hab√≠an indicado la necesidad de que m√°s de una vacuna presente resultados exitosos y, en base a los distintos requerimientos, los gobiernos podr√≠an usar diferentes vacunas seg√ļn cada regi√≥n y las capacidades locales.

Volviendo al tema de la temperatura,¬†Pfizer ha dise√Īado una caja especial para transportar su esperada vacuna. Estos dispositivos podr√°n contener un par de cientos de ampolletas de vidrio, con diez a veinte dosis de la vacuna en cada una. Las cajas est√°n equipadas con sensores de temperatura con GPS que le permitir√°n a Pfizer saber d√≥nde se ubican las cajas y qu√© tan fr√≠as est√°n. Si no est√° suficientemente bajo, los trabajadores pueden a√Īadir hielo seco.

El precio resultante puede ser demasiado elevado para muchos pa√≠ses en desarrollo, incluido India, que ha tenido dificultades para contener el segundo brote de coronavirus m√°s grande del mundo y actualmente no tiene ning√ļn acuerdo para comprar la vacuna Pfizer.

La farmac√©utica ya tiene pedidos de algunos pa√≠ses en desarrollo como Per√ļ, Ecuador y Costa Rica. No est√° claro cu√°n ampliamente planean esos pa√≠ses distribuir las inyecciones, pero sus peque√Īos pedidos de menos de diez millones de dosis sugieren un despliegue limitado.

‚ÄúApenas estamos comenzando a entender las complicaciones que conlleva la entrega‚ÄĚ, afirm√≥ en septiembre Stephen Morrison, vicepresidente s√©nior del Centro de Estudios Estrat√©gicos e Internacionales, un organismo de investigaci√≥n. ‚ÄúY no hay vuelta de hoja. Las exigencias de temperatura son muy concretas y eso limitar√° el acceso y la entrega‚ÄĚ.

(Con información de AFP, Bloomberg y New York Times en Infobae

Noticias Venezuela HOY



Venezuela HOY

Las noticias de Venezuela HOY, toda la actualizaci√≥n informativa de la principales ciudades de Venezuela en un solo sitio. Mantente informado con las √ļltimas noticias de Venezuela.
www.venezuelahoy.net

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.